Comercios abiertos para dar los servicios esenciales en estado de alarma por coronavirus

Empresas y comerciantes 04 de abril de 2020 Por D. L. P. Guerrero
Hablamos con constructoras, mantenimiento de comunidades, ferreterías y distribución de material, suministro a oficinas, droguería y farmacias para contar su experiencia en el minuto a minuto de unas calles casi vacías
PAPELERÍA

Este tipo de negocios han de conjugar la viabilidad de sus empresas, la salud de sus plantillas y sus respectivos familiares, con una legislación cambiante día a día en materia ejecutiva y de seguridad

  • Cumplir con los plazos, velar con la red de servicios de un bloque, hacer llegar material a un hospital, o el recién instaurado servicio a domicilio de medicamentos son acciones vitales en estas semanas

Los datos de paro que conocimos en este principio del mes de Abril no hacen más que fijar en estadística el drama que se está viviendo en muchas empresas y hogares, confinados encima para, al menos, aguar las penas juntos. Dramas permitidos y con ayudas vanas y voluntariosas de una Administración que ha dejado a la deriva a un entramado empresarial y laboral que tardará en retomar la dinámica. 

Quien todavía aguanta para que el hundimiento no sea total son aquellos sectores y actividades que, también, lidian con la crisis sanitaria de alguna u otra forma, y que además están a pie de calle; es decir en la primera línea de batalla. Hasta el pasado lunes, en el que las restricciones de movimiento de trabajadores se ajustaron aún más, se podían ver constructoras trabajando en diversas obras.

Abren sus puertas aún las farmacias, desde el primer día; las empresas de mantenimiento de comunidades; vitales con tantísima gente en casa actualmente, las ferreterías y ciertas firmas industriales para la distribución de material; así como las droguerías para artículos de limpieza e higiene. 

[Img #4050]

"Los plazos hay que cumplirlos", decía Antonio Tirado, de la empresa TICOIN, cuando comenzó el confinamiento para muchos, pero el y su empresa seguían trabajando en diversas obras importantes para la ciudad. Y es que ya se sabe que las reformas, obras y remodelaciones de gran calado en Málaga nunca van lo suficientemente deprisa. Y cuando los políticos y los ciudadanos se impacientan, los profesionales de este sector sigue dando el do de pecho. Con esta crisis, tras el primer periodo de Estado de Alarma todo siguió igual.

"La construcción siempre ha sido un sector donde ha funcionado más o menos bien la prevención de riesgos laborales, y siempre hemos tenido el apoyo de los recursos preventivos para velar por nuestra salud y con esta crisis un poco más", comentó el responsable de una pequeña empresa que trabaja para grandes constructoras de Málaga y Andalucía. 

Tras verse paralizadas las obras por la modificación del decreto de emergencia sanitaria, y ampliarse el Estado de Alarma, toca quedarse en casa. Pero como la subcontratación también campa a sus anchas en este segmento económico, toca ahora ordenar cuentas, documentación y trazar líneas de trabajo desde casa. 

FARMACIAS

[Img #4051]

Desde casa también combaten sus dolencias muchas personas que necesitan medicamentos. De ahí que las farmacias hayan empezado estos primeros días de abril a repartir a domicilio. Una novedad, como tantas en estas semanas excepcionales, y en la que están ayudando entidades como Cruz Roja o Protección Civil. Incluso los trabajadores de estas farmacias están realizando pedidos a pie, a clientes de toda la vida, y que saben que están solos en casa, personas que no pueden salir o, incluso, que están pasando la cuarentena. "Una iniciativa que ha tomado el Colegio de Farmacéuticos de Málaga, para dar un mejor servicio y llegar a más gente", comentó Francisco Criado, vocal de la Oficina de Farmacia de dicho colegio profesional. 

En cuanto al tránsito en las farmacias, al mantenerse los horarios y haber tantas en la ciudad, y muchas cubriendo 24 horas y con una en horario nocturno en cada una de las siete zonas de influencia; se considera normal, con un exceso de pedido de mascarillas, guantes, alcohol y geles hidroalcohólicos. "Y a modo preventivo medicamentos como el paracetamol. Productos los cuales, salvo este último, llegan con cuentagotas y en algunos casos llevamos semanas sin tener. Teniendo en cuenta que es para uso particular y la prioridad se está estableciendo en hospitales y zonas sanitarias", continuó Criado.

Lo curioso es que estos productos nunca han tenido, ni de lejos, la demanda actual, con lo que las distribuidoras y fabricantes se han visto desbordadas ante estas cantidades tan ingentes de pedidos en las últimas semanas. Las farmacias, que están obligadas a abrir; también han tomado en sus establecimientos, sus propias medidas de seguridad, como señalización para los clientes, indicar la entrada según el número de puntos de venta que tengan y; en lo que se refiere a los trabajadores, dividir en grupos a los efectivos para atender el gran número de horas que tienen que estar abiertos y prever posibles situaciones de contagio o incidencias. 

También se da la circunstancia paradójica en las farmacias, al ser un establecimiento permanentemente abierto, que son muchas las visitas para bienes que no son de primera necesidad, como cremas antiarrugas o limas para las uñas, que no cumplen moralmente con los criterios que rigen hoy nuestro consumo y forma de actuar. Como profesionales tienen que atenderlas, pero los trabajadores también sienten la impotencia de que no todos cumplen como deberían. "Es duro ver cómo no puedes ver a tus familiares, y nos obligan a llevar artículos a otras casas o a despachar productos que no son necesarios en estos días", comenta una trabajadora de otra farmacia de la ciudad. 

COMUNIDADES DE PROPIETARIOS

[Img #4053]

La división de las plantillas de trabajadores también ha sido una medida efectiva, tanto para ganar en seguridad propia, como para atender a los clientes; en las empresas de mantenimiento de comunidades de propietarios. Donde más gente se acumula hoy en día en pueblos y ciudades, nada puede fallar. Ni grupos de presión, ni la red de aguas, puertas de garaje para los contados movimientos que pueda haber en coche, conexiones de televisión y, por supuesto, limpieza exhaustiva en las zonas comunes. 

De estas y otras tareas se encarga Grupo Servihogar, que ha desplegado a sus 60 trabajadores, en turnos presenciales y desde casa por semanas alternas. "Somos conscientes de que, además de mantener nuestra empresa y a nuestros clientes, nuestra labor profesional nos ha puesto en la primera línea y queremos dar servicio a esas familias que están encerradas en casa. Aunque una televisión no sea tan vital como el alimento, imagina dejar ahora una casa sin televisión, para la información o el entretenimiento de los niños. Debemos estar ahí", comentó Mario Martín, gerente de Grupo Servihogar. 

Con atención en varios puntos de la provincia, sí se han visto obligados a cerrar una oficina de atención al público de Endesa en Nerja; pero sus trabajadores siguen inspeccionando cada detalle en las comunidades, para que nada falle; y el trabajo en las oficinas y desde casa continúa para una administración eficaz. 

La limpieza, desinfección e higienización están siendo trabajos esenciales y ahí los trabajadores de Servihogar se están dejando la piel para ofrecer un servicio de calidad y, ahora más que nunca, seguro y fiable para evitar contagios e imprevistos. 

PROVEEDORES ESENCIALES Y CRÍTICOS

[Img #4054]

Empresas como Servihogar, los propios hospitales y también los legisladores de la Administración necesitan también instalaciones acordes para llevar la gestión y materiales de todo tipo para su día a día y que el mantenimiento sea fiable. De eso se encarga, entre otras tareas, Ferretería MABEGA. Cumpliendo todos los requisitos de los distintos decretos que se han ido publicando en los últimos días, también siguen al pie del cañón desde el primer día. "Atendemos a la propia administración con materiales de todo tipo en materia de electricidad, cerrajería, carpintería, fontanería, pintura..., así como a hospitales y otros entornos sanitarios. Nos nombraron servicio esencial y proveedor crítico seguimos como buenamente podemos", apuntó Mari Benítez, gerente de la empresa. 

Ahora se agradece, a pesar de que también están viviendo momentos difíciles por sus trabajadores y clientes, que sus planes empresariales se expandieran más allá de la atención a los vecinos del barrio. Y el hecho de que sean suministradores de la Administración, les ha hecho fuerte para continuar con su negocio y ser parte fundamental en la guerra contra esta crisis. Igualmente siguen atendiendo al público al dispensar también artículos de droguería. "Aún así nos reinventamos y hemos puesto el servicio a domicilio para particulares y así evitar salidas innecesarias. La tienda sigue abierta y tiene tránsito para los bienes de droguería de primera necesidad, pero hemos decidido estar con ellos en sus casas y llevarles materiales", apuntó la gerente.

[Img #4052]

Si estas administraciones necesitan materiales para sus instalaciones y funcionamiento diario, aún más para cuestiones de redes informáticas y material de oficina. Y en ese campo actúa en primer línea Papelería 2015, una de las pocas empresas que resiste en el, normalmente agitado, Polígono San Luis, atendiendo a particulares y empresas. Su dinámica se ha visto reducida en la última semana, con las postreras restricciones de movimiento, casi al 90%, pero tratan de seguir dando servicio a domicilio y atendiendo a distancia en su establecimiento. "El frenazo ha sido de lo más brusco, como chocar contra un muro yendo a gran velocidad y la situación es insostenible al tener clientes que piden para facturar, mantener una mínima actividad y seguir funcionando. Tenemos clientes del sector de la alimentación y, al menos, ahí tenemos un cauce de trabajo con empresas que tienen cierta actividad", comentó el gerente Carmelo Ponce. 

En su equipo, aún, no se ha tenido que plantear un ERTE ni despidos, pero sobre todo por "cuestiones morales, a pesar de haber reducido las jornadas y mantener los sueldos al ser todos una familia. Hemos ahorrado en cinco años de buena evolución y con esta crisis preferimos mantener la empresa y a los trabajadores, aunque los dueños no cobremos", continuó Ponce en un gesto de Solidaridad con mayúsculas. Este empresario se une a la crítica generalizada de un gobierno que ha dejado la economía a la deriva, con ayudas condicionadas e imposibles de asumir. "Estamos en un momento de pescadilla que se muerde la cola, sirviendo a pocas empresas que tienen que prestar servicio, y a otras que han cerrado con facturas pendientes de pagar, teniendo decenas de miles de euros en la calle sin saber si se van a cobrar. Con lo cual, tampoco sabré en unos meses si yo podré pagar", apuntó Ponce. 

La diversificación de su negocio, que resulta tras un lustro de lo más positiva a nivel de beneficios, con productos de limpieza y droguería, ha sido clave para, ahora, haber sido calificada como proveedor crítico y esencial; pero con la misma incertidumbre que el resto del tejido empresarial y de la sociedad. "En nuestro polígono, que tenía muchísima vida siempre, quedan tres empresas trabajando en esta última semana en la que se han aumentado las restricciones". Sin duda, un mar de dudas, confusiones y, como siempre, trabajo a destajo desconociendo qué final tendrá. De momento, con valentía y con ganas de salir de esta crisis sin esa ayuda vacía de las instituciones, aguantan el tipo, como auténtico héroes. 

Todo un ejército de empresarios y trabajadores valientes que, con las medidas oportunas y respetando las medidas que se están imponiendo, no han dudado en seguir desarrollando su labor profesional para el bien de sus propias firmas, sus clientes y, más que nunca, para la sociedad en general. Seguro que este trabajo dará sus frutos, la sociedad se lo agradecerá y más de uno de esos aplausos diarios irá dedicado a ellos. 

D7200
Si quieres 
publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y si está todo correcto publicado. ¡Participa!

Te puede interesar