La contaminación en Málaga desciende durante el estado de alarma por coronavirus

Ecología 25 de marzo de 2020 Por Redacción
Hablamos con Angel Rodríguez Ramírez, que es actualmente funcionario de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en Málaga, donde coordina e impulsa programas de educación ambiental desde hace casi 20 años.
Angel Rodríguez Ramírez

Damos las gracias a Ángel por responder a nuestras preguntas y en primer lugar, recordamos que él puso en marcha Equo Málaga en 2011 y también impulsó Málaga Ahora en 2014. Tras aquellos años intensos de trabajo técnico, formativo y político en el Foro de Sostenibilidad y Medio Ambiente de esa plataforma municipalista ciudadana, actualmente impulsa Verdes Málaga, recogiendo aquel testigo como voz política verde.

Pregunta.- En primer lugar queremos saber tu opinión sobre cuales son los problemas medioamtientales mas relevantes en nuestra ciudad y cual es el enfoque y la importancia que se le debe dar por parte de los responsables políticos.

 Respuesta.- Esta pregunta daría para 200 páginas, pero una respuesta sí me gustaría darte, y es que una de las lecciones más importantes que nos está dejando esta emergencia sanitaria es que en lugar de discutir lo que nos dice la comunidad científica deberíamos seguir sus recomendaciones.

La contaminación que sufrimos en Málaga deben estudiarla las instituciones científicas y luego darnos las pautas para aliviarla a la sociedad, las empresas y los gobiernos. Los episodios de contaminación del aire, el agua y el suelo en Málaga y su relación con la salud pública deberían ser un tema alejado del debate político y social y centrado en el ámbito científico.

Sin embargo, están en juego demasiados intereses económicos y políticos que hacen que eso no sea así, como lo demuestra la inexistencia de estudios epidemiológicos sobre la contaminación fecal y por fitosanitarios en el Bajo Guadalhorce y en las playas malagueñas o sobre la contaminación del aire respirable en los entornos urbanos, por citar dos ejemplos muy claros.

Perdemos demasiado tiempo y energía en discutir si la playa artificial en Baños del Carmen, las obras del jeque en Arraijanal o los 27 rascacielos pretendidos por nuestro alcalde van a provocar un gran impacto ambiental o no, cuando debería ser la comunidad científica la que lo investigara y certificara para que la sociedad pueda formarse una opinión y decidir al respecto. El problema es que esos intereses que se mueven en la oscuridad tienen más poder del que imaginamos.

 Pregunta.- Sabemos que la comunidad científica recomendaba la declaración de Emergencia Climática en el Municipio de Málaga y que fué rechazada por los grupos políticos en el mes de julio pasado ¿que puedes comentarnos?

 Respuesta.- Claramente la emergencia climática, mucho más grave y amenazante para nuestra sociedad que este paréntesis de emergencia sanitaria que en estos momentos sufrimos pero que pasará antes de lo que nos parece.

Porque a diferencia de la segunda, en la que la ciencia pasa a primerísimo plano, en la emergencia climática ni los gobiernos ni la sociedad está haciendo el menor caso a los criterios de la comunidad científica.

La gran paradoja es que, mira por dónde, la crisis sanitaria ha provocado indirectamente una reducción de emisiones de efecto invernadero que ni en nuestros mejores sueños imaginábamos. Ahora lo que hace falta es que cuando esto pase gobernantes, empresas y sociedad hayamos aprendido la lección y demos más importancia a la vida que al dinero.


 Pregunta.- Y respecto a esta alerta con el coronavirus que ha supuesto un parón en la economía y en la actividad humana, se escucha que sin embargo que está produciendo beneficios al medioambiente. ¿qué puedes decirnos sobre estos beneficios en Málaga?

 Respuesta.- Acabamos de publicar precisamente las conclusiones de un pequeño análisis comparativo que hemos hecho en Verdes Málaga sobre la calidad del aire que respiramos cada día en Málaga capital, basándonos en las afirmaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Lo tenemos muy claro: la brutal disminución en cerca de un 70% de la contaminación a nivel de calle en zonas como Carranque y Juan XXIII sumada a las lluvias de estos días va a traer una reducción en próximas semanas de las afecciones respiratorias y cardiovasculares en la población malagueña, reducción que según la OMS podría ser de más de un 15%.

Es evidente que el parón de otros focos como los cruceros o la cementera tiene mucho que ver también en este panorama esperanzador.

Esperamos que el ayuntamiento y demás autoridades hayan tomado nota, ahora que por fin se da tanta trascendencia a evitar muertes, por pocas que sean, porque lo que respirábamos antes de esta alarma sanitaria provocaba muchas más.

 Damos las gracias a Angel por contestar a nuestras preguntas en este tiempo de confinamiento que estamos vivimos y que todos intentamos llevar de la mejor manera posible, con tranquilidad y responsabilidad.

 

D7200
Si quieres 
publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y si está todo correcto publicado. ¡Participa!

Te puede interesar